Coto de Puente Ortega, pesca deportiva salmónidos

Un gran ejemplar del coto Puente Ortega. Foto: Juan José Jódar

Villanueva del Arzobispo y Sorihuela del Guadalimar. Desde el punto de vertido del embalse de El Tranco hasta el Peñón del Caballo. Baja montaña sin muerte. 3º domingo de marzo al 12 de octubre.

Un magnífico coto para mosqueros, pese a su catalogación de baja montaña: amplio, ancho, llano, con grandes tablas y fuerte corriente cuando abren el embalse de El Tranco de Beas, que llega a desaguar 30 m3 por segundo. En esos momentos es imposible pescar con mosca seca, y hay que tener cuidado para no dejarse arrastrar por la fuerza del agua.

En Puente Ortega hay que sacar cola. Aquí no vale un mal lanzador.

Posee unas aguas claras, fondos muy blanquecinos, y las truchas te ven desde muy lejos. Habitualmente se capturan con ninfa truchas comunes de un tamaño muy aceptable, entre los 27 y 30 cm, y no es imposible clavar ejemplares de más de 50 cm; de 4 y 5 kg, pues.

La normativa de Medio Ambiente establece una diferenciación en cuanto a los cebos autorizados, así está señalizado en el propio río. Desde el límite superior hasta el arroyo Chillar sólo se permite la mosca artificial con un anzuelo sin flecha. Hacia abajo, todos los artificiales autorizados con un solo anzuelo sin arpón.

Texto: © Quico Pérez-Ventana

Lanzando la ninfa en aguas rápidas de Puente Ortega. Foto: Juan José Jódar

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0