Embalse de La Fernandina – pesca deportiva black bass

Enorme lucio capturado en La Fernandina. Foto: Francisco José Cuadros.

Junto a la localidad del mismo nombre, un pantano con mucho boscaje –circunstancia que recomienda el uso del vinilo con montaje estilo texas–, de tamaño medio y muy accesible desde orilla. Se dice que los ribereños echaban cinco minutos hasta las colas del pantano. Divertido para el black bass, que se muestra en un discreto tamaño medio de 300 a 600 grs. Y muy frecuentado por los devotos del lucio, que lo visitan durante todo el año. La presión ejercida sobre el lucio, que protagoniza el ‘captura y bolso’, ha hecho descender la población de esta especie y el peso de las capturas.

Para la embarcación se usa la antigua carretera de Vilches a La Carolina, que adentra en las aguas la propia pista de alquitrán. El puente, en el que se aparca el coche, es la zona más trillada por los ‘navegantes’, que buscan con ahínco las paredes. Desde orilla son muy buenos los cortados de pizarra junto al puente.

En La Fernandina hay un nivel de picadas aceptable, y salen ejemplares de hasta 1,5 y 2 kgs, aunque de forma y técnica irregular, como tantos escenarios de black bass.

Un día saludan al pescador picada tras picada, tanto al crankbait –que aquí suele estar enganchado cada momento– como al vinilo, y al día siguiente lo ignoran por completo.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0