Pesca submarina en Villaricos

Un mero de 22 kg capturado en Villaricos. Foto: Juan Fuentes

Pasados los confines del Parque nacional Cabo de Gata – Níjar, los pesca-sub encuentran la otra zona caliente de la provincia para arponear buenas presas. En Villaricos, localidad que preside la desembocadura del río Almanzora, la acción de pesca es muy diferente a la citada Almerimar: a 500 mts de la orilla ya hay hasta 30 y 40 mts de profundidad. Lo mismo ocurre con la costa de Garrucha.

Son escenarios con bajos muy bonitos poblados por lechas, dentones y, por supuesto, meros. El más conocido es el Bajo de la Catedral, que fluctúa entre los 22 y 32 mts; también el Bajo del Cerro. Sus piedras poseen muchas defensas, auténticos laberintos internos, aunque fustigadas por redes de nilón.

Aquí el pescador debe procurar no dispararle a peces menores, corvas o sargos, porque si hay un mero rondando por las inmediaciones rápidamente se esconde.

Lo ideal es cazar la presa grande en la primera o segunda inmersión.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0