Embalse de Guadalcacín – pesca deportiva de black bass

El mañagueño Miguel Ángel Garrido muestra el bass de 4 kg capturado en Guadalcacín (récord de España). Foto: perezventana

El inmenso embalse de Guadalcacín ostenta actualmente el récord nacional de black bass, un ejemplar de 4 kgs capturado en 2000 por el pescador malagueño Miguel Ángel Garrido. No en vano, se trata de un escenario que ha acogido en varias ocasiones el campeonato de España de bass desde embarcación, concretamente la ribera de Algar. Una referencia, pues, en la pesca del diablillo verde.

El pantano posee gran variedad de opciones para el lance: cortados, playones, vegetación sumergida, rocas y acantilados. Puede pescarse desde orilla, pero las capturas son más pequeñas y escasas. Como la Confederación no permite la navegación a motor en sus aguas –excepto en campeonatos oficiales–, se recomienda el empleo de la piragua o kayak, también del pato, para acceder a esos lugares inhóspitos.

Las picadas son abundantes –en los campeonatos nacionales, algunos barcos superaron las 100 capturas–, aunque los peces suelen mostrar un tamaño pequeño, sin descartar la posibilidad de clavar un gigantón. Los basses son muy alargados, quizá debido a la escasez de alimento natural (si decrece la población de cangrejos y bogas, aumenta el canibalismo). Se dan bien todos los artificiales del mercado, dependiendo de la época y zona.

Las orillas de Algar y Tempul son puntos calientes. Los días de fuerte levante, que son muchos en esta tierra, se hace realmente incómoda la pesca.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0