Embalse de Torre del Águila – pesca deportiva black bass

Un bass de 2,5 kg capturado en Torre del Águila. Foto: Rubén Moya

El nombre de Torre del Águila forma parte de la historia de la pesca deportiva en la provincia sevillana. En este embalse próximo al Palmar de Troya y regado por los arroyos Montero y Salado de Morón –ambos vedados–, de 70 hm3 de capacidad y construido en 1947, se practicaron con éxito todas las modalidades de pesca hasta que fue azotado por una terrible sequía en los 80. Ha tardado, pero tras el nuevo milenio vio renacer su interés para el coup, el carpfishing y el black bass.

El pantano dispone de diferentes orillas muy accesibles para el lance, como las cercanas a la presa –especialmente la zona de los eucaliptos–, a la vez que lugares inviables sin caminos que lleguen hasta ellos (las colas). Los basses evidencian una actividad muy temprana, mostrándose hambrientos aun en febrero. Salen ejemplares de gran fuerza y robustez, con un peso entre 0,7 y 1,5 kgs.

En sus aguas claras y poco profundas se pesca mayoritariamente con muestras de fondo: tubos de vinilo, salamandras, cangrejos –su alimento natural en el Águila–, jerkbaits y jigs. Se suelen producir muchas picadas.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0