El Pescódromo – pesca deportiva al coup

Torneo de ciprínidos en el Pescódromo. Foto: Ganfornina

En este magnífico escenario de ciprínidos, que fue bautizado con ese nombre por los propios aficionados de la ciudad califal en junio de 2004, se ha pescado toda la vida, pero hasta esta fecha la masiva presencia en su ribera de álamos blancos y eucaliptos dificultaba el acceso. La diputación de Córdoba acometió esta rehabilitación para que aquella zona de Córdoba viviera de cara al río, y el colectivo de pescadores, sin ser el fin último de estas partidas presupuestarias, como es tónica habitual, se ha visto beneficiado de ello. El Pescódromo, al que se accede a través del Polígono Amargacena, junto a la N. IV, es un escenario de aproximadamente 1 km en el que actualmente hay marcados unos 120 puestos de pesca, pudiéndose habilitar muchos más aguas arriba. Posee fondos regulares y libres de vegetación –alguien deberá asumir su mantenimiento–, y una profundidad de 1,80 a 3 mts al alcance de la caña enchufable. Lo más sorprendente es su variedad piscícola: carpas, barbos, carpines, bogas, abletes (alburnos), pardillas, etc. Abundan la carpas de 600-800 grs y los barbos de 100-200 grs. Se utilizan todas las cañas de la pesca moderna de ciprínidos –enchufable, fija, inglesa y boloñesa– y cebos de asticot y maíz.

Otros puntos calientes del Guadalquivir a su paso por Córdoba son, entre otros, Molino Carbonell, Los Picaderos, La Vaquería, Las Graveras y, muy especialmente, Guadalbarbo. A este último se arriba por de la pedanía de Alcolea, a 12 kms de la capital en dirección a Madrid, y ofrece cantidad y variedad de pesca, aunque sus fondos son desiguales (entre 1 y 5 mts).

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0