Embalse de Cueva de la Mora – carpfishing

Esperando una señal en Cuevas de la Mora. Foto: Alberto Parish

Un pequeño y precioso embalse minero que corta el río Almonaster rumbo al embalse de Sotiel. Una referencia del carpfishing en Andalucía, con casi un siglo de antigüedad y abundante vegetación lindando con el agua, aunque muy difícil para montar un puesto de pesca. Se accede por la carretera de Valverde del Camino a Jabugo, tomando una comarcal a la izquierda en dirección a Valdelamusa. La población piscícola está compuesta por carpas comunes y royales de un peso medio de 12 kgs, las más grandes de 16 kgs, que prefieren el boilie de vainilla, más una alta densidad de barbos de 2,5 a 5 kgs, que atacan ferozmente los boilies de almeja.

En la cola del pantano se habilitó algún apostadero para pescar al boilie, pero sus fondos suelen estar repletos de arena y cieno procedentes de las riadas. Allí es imprescindible, por tanto, el empleo de boilies flotantes. Hasta hace un lustro se accedía en coche al margen izquierdo, pero la plantación de naranjos ha desencadenado el vallado de esa ribera, como tantas otras de las masas fluviales onubenses.

Junto a Cueva de la Mora –que en los mapas antiguos figura como Embalse de los Asturianos– está el embalse de Toril, donde salen carpas de 6 y 7 kgs muy acostumbradas al boilie. Más al sur, cerca de Valverde, está el célebre embalse del Campanario, donde habitan unas pocas y recelosas carpas gigantes sólo al alcance de los más avezados y afortunados maestros. Pescar un carpón en Campanario es como doctorarse cum laude en carpfishing.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0