Embalse de Jándula – pesca deportiva black bass

Una coqueta pared del Jándula para lanzar la muestra. Foto: Mario Ferro

Un paraje natural precioso en el corazón de Sierra Morena. Un bello entorno de pinos, chaparros, jaras… enmarcado en un parque natural, el de la Sierra de Andújar, con alguna que otra restricción para la pesca (permiso especial a Medio Ambiente para lanzar la barca). Es frecuente ver animales salvajes en sus orillas: cabras montesas, venados, incluso linces ibéricos. Como un safari fotográfico, vaya.

El embalse se construyó en 1932, lo que le convierte en uno de los más antiguos de la provincia, y se localiza en el cauce del río Jándula, afluente del Guadalquivir, junto a la aldea de El Hoyo y por arriba del Encinarejo; cuando aquel abre su presa vierte agua a este.

Para la pesca del black bass, el Jándula aún conserva su encanto virginal. Aquí el vinilo es muy efectivo, no como en otros escenarios en los que el pez reconoce la marca del señuelo y su distribuidor oficial. En estas aguas limpias, sobre todo en primavera, se usan colores del terreno –verde (watermelon), marrón…–, tanto para el crankbait como para el vinilo. Se producen abundantes capturas de blacbases en torno al medio kilo, y esporádicamente salen ejemplares por encima de 1,5 kgs, hasta de 2,5 kgs.

Para echar la barca al agua se recomienda una cola a la que se llega por un túnel antiguo que aparece al cruzar la presa. Igualmente difícil es recorrer a pie su ribera: si se escurre el pie vas al agua.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 1