Espigones de La Mamola y Melicena – pesca deportiva

Surfcasting en la rambla de Melicena. Al fondo, Los Yesos. Foto: perezventana

Más allá de Castell de Ferro, la costa granadina rebosa de acantilados y perfiles quebrados salpicados de pueblos albos y serenos. La Mamola, en el término municipal de Polopos, se identifica por su playa salpicada de pequeños espigones. En los meses de calor, los días de levante son ideales para perseguir en las horas nocturnas herreras, besugos y roncadores con lances a distancias dispares, dependiendo del día.

Un par de kilómetros hacia el este, en la pequeña y pintoresca localidad de Melicena, se asienta el Peñón de San Patricio, que está unido a la costa por una hilera de grandes piedras que salvaguardan la playa de los temporales. Aquí la pesca se practica todo el año tanto de día como de noche, pues su longitud le permite ganar al mar muchos metros de profundidad. Se capturan besugos, herreras y sargos con lombriz catalana y de rosca.

Entre La Mamola y Melicena se localizan las escolleras de Los Yesos, un buen pesquil para buscar herreras durante todo el año, amén de sargos y mojarras, y sin necesidad de grandes lances. De hecho, se ven habitualmente aficionados con cañas de mano al estilo de la pesca fluvial al coup. En este lugar se debe evitar estacionar el coche en las proximidades de la carretera.

Otros interesantes zonas de escolleras en el litoral granadino se sitúan en Castell –desde cuyas piedras salen herreras, sargos, lubinas y doradas– y el Puerto de Motril, aunque éstas han sido vedadas para la pesca con caña.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0