Playa de Balerma

Lances en Balerma. Foto: Ganfornina

En la provincia más oriental de la comunidad andaluza podemos disfrutar de fantásticas playas para la pesca al lanzado. La herrera es, en estas latitudes, la especie predominante, aun con su población en franca recesión. Desde el oeste, haríamos la primera parada en Balerma, localidad que centraría, en términos de pesca deportiva, una extensa zona de arenas salpicadas de formaciones rocosas que se extienden desde Adra a Roquetas de Mar, con la Rambla, la propia Balerma, Cerrillos y Roquetas como enclaves más frecuentados.

Balerma es el mejor escenario de doradas de la costa oriental andaluza. En julio y agosto suelen salir piezas de 1 a 4 kgs de peso. Se buscan con pelos no excesivamente finos, de entre 0,20 y 0,25 mm, y con titas pequeñas –como el dedo meñique– o grandes, estas últimas troceadas y ensartadas en el anzuelo con hilo de media. También dan buen resultado los llobarreros –cebo en auge–, las lombrices americanas y los mejillones cocidos (fijados al anzuelo con hilos elásticos). En estas playas la dorada es una auténtica fiesta. Los pescadores se levantan a las 5 de la mañana para ir a coger sitio en las mejores zonas de pesca. Tradicionalmente, los ejemplares mayores salen en Cerrillos y Punta Sabinar.

La herrera tiene su punto fuerte a partir de septiembre. Curiosamente, cuando dejan de estar activas en Las Amoladeras se acrecienta su presencia en Balerma. Los amantes de la caña de mano frecuentan, asimismo, las zonas rocosas de esta última playa, donde hacen buenas pescatas de sargos tras enguar las aguas con pastas de sardinas.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0