Sancti Petri – pesca rockfishing

Escena de rockfishing. Foto: perezventana

Como en Tarifa, la pesca recreativa en Sancti Petri puede practicarse desde arena o roca. Esta última es apasionante. Una empresa del club náutico traslada a buceadores y pescadores con caña hasta el mismo castillo que preside el islote, en el que estaba enclavado el Templo de Hércules en el mundo antiguo. Evitando los grandes coeficientes de marea, que dificultan la acción de pesca por su corriente, se rubrican excelentes pescatas de espáridos.

En esta lengua de piedra, lanzando a distancias medias hacia los arenales del canal de entrada, entran en los días de aguas claras doradas, urtas y pargos a cebos de gusana. Con agua tapada –tras un fuerte temporal, por ejemplo– abundan los sargos, a los que les gusta la gamba fresca pelada. En la laja pedregosa, hacia mar abierto, se practica el llamado rockfishing, para el que se usan tanto cañas fijas como de carrete –tipo boloñesa– e incluso inglesas con flotadores corridos. Lo más común es el empleo de cañas de acción ligera y lances cortos a fondo.

Con cualquier técnica, es recomendable introducirse en el agua con un vadeador y cebar constantemente con pasta de sardinas, excepto si el pescador busca el robalo y la baila a spinning (en otoño y al amanecer). En los días idóneos, la pesca en el Castillo de Sancti Petri es un auténtico disfrute. El último destino virgen.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0